Al punto de la medianoche se asoma por la cima de la torre de la Hiedra la Dama Roja del castillo de Montsoriu, despeinada, llevando en la mano derecha una linterna encendida y en la izquierda, un cuerno de caza. Hace tres toques de trompeta. Le responde otro toque de la banda de cuello de Castellar, y poco después aparece el caballero vestido de negro con un caballo de fuego. Sube a la torre, monta en la grupa del caballo la Dama Roja del castillo y desaparecen en la oscuridad de la noche.

Algunos autores relacionan la leyenda de la Dama Roja con el hecho de armas del ataque de Felipe el Atrevido, cuando el castillo fue lugar de refugio de la vizcondesa de Cabrera, de nombre Marquesa, y de sus hijos y su esposo , el conde de Empúries. La vizcondesa esperó en el castillo el regreso del conde de Empúries, que había ido a la guerra contra los franceses para defender sus tierras ampurdanesas.